Origen e Historia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Origen e Historia

Mensaje  Admin el Jue Ene 29, 2009 7:03 am

EL DÁLMATA: ORIGEN E HISTORIA

El origen del Dálmata permanece aún sin esclarecer y recae solamente en suposiciones. A juzgar por escenas en las paredes de las antiguas tumbas de los faraones egipcios y por pinturas del siglo XVI al XVIII, se puede suponer que el Dálmata ha existido por algunos miles de años. Crónicas eclesiásticas del siglo XIV y del año 1719 definitivamente sugeren que el Dálmata se originó en la región oriental del Mediterráneo, en particular en la región del litoral de Dalmacia. Las primeras imágenes de la raza se encuentran en pinturas de los maestros italianos del siglo XVI y en un fresco en el convento de Zaostrog (Dalmacia) que data aproximadamente de 1710. Posteriormente un trabajo de Thomas Bewick, publicado en 1792, contiene una descripción y una ilustración de un Dálmata, al cual Bewick se refiere como « Dálmata o Perro de Coche ». el primer estándar del Dálmata fue escrito en 1802 por el inglés Vero Shaw. Este estándar se adoptó oficialmente en 1890.


En el caso de esta raza, no existe una clara coincidencia en cuanto a sus posibles orígenes, por lo que se barajan multitud de hipótesis, unas con más peso que otras, pero ninguna lo suficientemente demostrada para afirmar que sea la correcta. De lo que sí podemos estar seguros, es que su origen es muy antiguo; ya que a lo largo de la historia se han descubierto grabados, pinturas, escritos y otro tipo de iconografías en zonas de la antigua Asia, África y Europa, que representan o hacen referencia a perros moteados cuyo tamaño y forma recuerdan bastante al dálmata de nuestros días. Sin embargo, sería necesario señalar que el tamaño era algo menor, y ese incremento de talla podría ser debido a la aplicación de criterios selectivos, junto a una mejor alimentación llevada a cabo por el hombre en épocas más recientes.


Las referencias acerca de esta raza, tienen muy diversa cronología; por ejemplo, en los frescos de las tumbas de los faraones egipcios se han descubierto perros con unas características parecidas a las del dálmata actual. Para diversos autores existen muchas razas caninas de orígenes no europeo pero que hace mucho tiempo se introdujeron en nuestro continente y en él se han desarrollado y perfeccionado. Este podría ser el caso del dálmata.

Existen referencias a una estatuilla de barro que data del 1600 antes de Cristo, que representa un perro de color claro y manchas oscuras; así como otras de autores del período Grecorromano que hacen mención de perros con estas mismas características, por lo que se constata que ya en tiempos pretéritos existían perros con rasgos propios de lo que hoy conocemos como dálmata.

Otra de las hipótesis que se barajan, aunque relativamente más reciente, es la que hace derivar al dálmata del Dogo Alemán, particularmente el de la variedad arlequín, por ello en algunos lugares de Europa se le conoce como "Petit Danois". Sin embargo, esta teoría parece no tener mucho fundamento, ya que su aspecto dista bastante del dogo, sobre todo en algunas regiones como la cabeza. O bien, que las manchas en el dálmata se deban al gen T, que hacen que tengan una forma redondeada y un tamaño más o menos regular. Mientras que en el dogo, se deban al gen M, que producen manchas irregulares y poco precisas.

Por todo esto, y por otras muchas referencias, existen teorías que sitúan el orígen de la raza en diversas zonas de Asia, Egipto, Dinamarca, Francia o Italia. Aunque la que finalmente aceptó la FCI (Federación Cinológica Internacional) es la que sitúa su cuna en Dalmacia, a orillas del Adriático, en lo que hoy es Croacia. Esta decisión que tomó la F.C.I., no fue asumida por los clubes de Europa, ya que existen pruebas que demuestran que los primeros dálmatas introducidos en aquella zona procedían de Inglaterra, asentándose en Dalmacia bien entrado el siglo XX.

Independientemente de su controvertido origen, después de la Edad Media, época en la cual encontramos escasas referencias sobre la raza, se difundió por muchos lugares de Europa.

Tal vez, quienes contribuyeron en parte a esta difusión, y a su posterior popularidad fueron los antiguos pueblos nómadas de cíngaros, los cuales se hacían acompañar por ejemplares de éstas características. Ya que supieron apreciar desde esta época sus buenas cualidades, como su inteligencia, sus deseos de agradar, su fortaleza, su pasión por seguir a los caballos; además de encontrar en ellos un tipo de perro con una estampa muy pintoresca.

A raíz de esta expansión se hizo muy popular y el favorito de la aristocracia en algunas partes de Europa, llegando a ser establecido como símbolo papal en el siglo XVII. Su fama se extendió a Gran Bretaña, gracias a miembros de la clase alta inglesa, quienes a su regreso de los viajes por Europa volvían acompañados por estos llamativos perros moteados. Tal fue su éxito, que pronto se extendieron entre la aristocracia inglesa, utilizándolos de forma similar a como se hacía en Francia, en la que miembros de la nobleza hacían seguir sus carruajes de verdaderas jaurías de dálmatas, como signo de poder y distinción.

Otra actividad por la cual se hizo muy popular años más tarde, fue su utilización como perros de salvamento por los bomberos de Gran Bretaña. Fueron adquiridos en principio, para exterminar las ratas de los parques de vehículos y establos de este cuerpo; labor en la que llegaron a ser expertos. Asimismo, la tendencia de este perro a seguir los caballos y carruajes, hizo que comenzaran a acompañarlos cuando sonaba la voz de alarma, colaborando posteriormente en las labores de rescate. Por este motivo, fue en una raza muy conocida en esta segunda mitad del siglo XIX; primeramente en Gran Bretaña y con posterioridad en los Estados Unidos, donde hoy en día siguen siendo usados como mascota en los parques de bomberos, y colaboran aún en labores de rescate.

Paralelamente a este aumento de la popularidad de la raza por los motivos señalados, hay que destacar el nacimiento de las exposiciones caninas, y la presencia del dálmata en ellas desde el primer momento. Esta parte de la historia de la raza, pasa por comentar lo que ocurrió en el Reino Unido en esta época, país considerado como cuna de la raza; y que ha marchado a la cabeza desde los albores de la historia, tanto en la cría y tenencia de perros, como en los animales en general. Y asistimos al nacimiento de la cinofilia como hoy la conocemos.

La primera exposición de perros se celebró en Newcastle en 1859, donde sólo participaron perros punta. En noviembre de ese mismo año, se organizó otra en Birmingham, la cual puede ser considerada como la primera verdadera exposición canina, ya que en esta ocasión fueron presentados una mayor representación de razas. Pues bien, ya en esta primera exposición, estaba presente el dálmata entre otras tantas. En el mundo del perro se comienza hablar claramente del concepto de raza, y las agrupaciones de entusiastas, los concursos, y criar perros que conjugaran una base utilitaria y unas determinadas características físicas, comienza a adquirir un interés creciente en aquellos años. Esto fue el preámbulo de la situación caótica a la que se llegó, a medida que la cría de perros con fines de exposición llegó a convertirse en un fin lucrativo, y a la mala organización por falta de legislación al respecto, reglamentos, o registros de animales mediante pedigríes, etc... Poniéndose fin a esta situación, con la creación del Kennel Club en 1873, primer organismo oficial en la historia de la cinofilia. Organismo que comenzó a llevar el control sobre la cría y la expansión de las razas más populares, y a asumir la responsabilidad de la supervisión de las exposiciones. Y ya, en el año 1890 se crea el primer club de la raza dálmata y es redactado también el primer estándar de la raza.

Desde este momento, gracias al buen hacer de los criadores, aumenta aún más la popularidad de la raza, dentro y fuera de Gran Bretaña, y se exportan individuos a distintos países procedentes de las primeras líneas de sangre creadas. Y de esta manera, se fueron asentando en diferentes lugares, hasta el punto de crearse en 1889 otro club de la raza en Canadá, en 1899 el Australia, en 1903 el del Norte de Inglaterra (el más antiguo de cuantos existen en la actualidad), en 1905 el de Estados Unidos, así un largo etcétera a lo largo del siglo XX.

Tras esta época de esplendor, llegó otra de recesión a causa del descenso en el uso de los caballos y carruajes como medio de transporte, con la llegada de los primeros automóviles. Hecho que puede ser constatado haciendo un repaso del número de inscripciones en los libros de orígenes diversos países. Y de esta manera fue el devenir de la raza durante el pasado siglo, hasta que en los años 60 Walt Disney le diera a la raza una gran popularidad, a raíz de la película de dibujos animados, 101 Dálmatas. Circunstancia que también acarreó problemas en determinados lugares y a muchos veteranos criadores. Que vieron como años de cría selectiva, se tambaleaba por momentos, al crecer el interés repentino de muchas personas por la raza que solo veían en ella solo un valor comercial. Y a grandes rasgos, esa ha sido la tónica que ha seguido la raza desde entonces, con subidas y bajadas guiada por la moda, nada bueno para el desarrollo de cualquier raza, si no se quiere perder la tipicidad y la funcionalidad de la misma. Aunque paralelamente a este hecho, la raza ha tenido la fortuna de contar desde el principio, con grandes criadores y seguidores de la misma. Personas que supieron apreciarla y valorarla, solo por sus extraordinarias cualidades, creando importantes líneas de sangre conocidas mundialmente. Y que hace que el dálmata hoy por hoy, sea una raza ampliamente conocida y ampliamente difundida, con clubes y entusiastas que aúnan esfuerzos por llevar una cría responsable.

Y para terminar con la historia de la raza, y haciendo referencia a la cría responsable a la que hemos hecho mención, no debemos pasar por alto el hito histórico para la raza conseguido por la Campeona inglesa Fanhill Faune, criada y propiedad de la señora Woodyatt. Dicha hembra es el único ejemplar de la raza en alzarse con el máximo galardón del mítico Crufts, la exposición canina por antonomasia.



Crufts-68 BOB Bis Ch. Fanhill Faune

Fuente artículo: Manuel Luque, Mariano Herrera y Evangelina Rodero (Facultad de Veterinaria de Córdoba)

Imágenes: Web


Última edición por Admin el Jue Ene 29, 2009 7:06 am, editado 1 vez
avatar
Admin
Dalmi Administrador

Cantidad de envíos : 93
Edad : 52
Fecha de inscripción : 19/01/2009

Ver perfil de usuario http://maravillososdalmatas.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.